Agrandar imagen | Ver tamaño original
La forma final del diseño del Centro Cultural fue determinada por dos elementos: el primero; la situación y el contexto urbano del objeto, el segundo; su función definida por el programa. El centro cultural existente también fue una fuente de inspiración, junto con la granja educativa ecológica adyacente y una casa de campo sobreviviente en el 7 de la calle Tarniny. Todo el programa se compone de dos edificios interconectados, sin embargo, cada uno de ellos puede funcionar por separado. La parte básica del proyecto y la entrada principal del edificio se sitúan en el nivel -1, al que se accede por una escalera de anfiteatro de la plaza de acceso. Esta ágora funciona como un escenario durante espectáculos al aire libre. Su piso de madera de apariencia cálida, se presenta como un lugar para jugar y relajarse entre diversas actividades. Al mismo tiempo puede ser fácilmente desmontado para el mantenimiento del colector de aguas lluvias que pasa por debajo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir