Agrandar imagen | Ver tamaño original
Después de más de 20 años de uso, el radiante Bellevue tuvo que ser restaurado para adaptarse a las normas y prácticas actuales (cambiar las gradas, generar accesibilidad, sustituir el sistema de sonido, renovar la zona de recepción y acondicionamiento de las fachadas). Más allá de limitarse a responder al programa, el proyecto fue una oportunidad para volver a conectar los Caluirards y en más amplio sentido a los habitantes de Rhône-Alpes con el maravilloso paisaje del Balmes de Caluire (pequeñas colinas en la región de Rhône-Alpes). En este propósito, los desarrollos más planificados han sido diseñados hacia la nueva relación que el centro cultural tendrá con el "Gran Paisaje de los Monts d'Or." Un nuevo acceso  La histórica entrada del Radiant-Bellevue se encontraba en la parte trasera del edificio, dándole la espalda al paisaje pero frente a la calle principal Caluire-et-Cuire. El equipo de arquitectos decidió trasladar la puerta hacia la entrada, creando una nueva explanada  que aprovecha la vista única sobre el paisaje circundante y conectará con la arquitectura de la casa consistorial.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir