Agrandar imagen | Ver tamaño original
El edificio, situado en la cima de una colina, responde a una doble función: estudio del artista y vivienda familiar. Observando el territorio, con la presencia de las casas de barro y su relación cromática con su entorno, se sugiere la idea de utilizar un revestimiento de ladrillo. El Tavelle, una vez dividido, se aplica tanto en las fachadas como en la cubierta, resultando en una solución única. La pureza formal toma la forma de los graneros y las casas tradicionales de la zona. El espacio interior se compone de una unidad de vivienda de dos niveles de madera (incluyendo cocina, baños, dormitorios y biblioteca), que divide en dos el volumen total (estudio y estar). Las aberturas, a petición del cliente, entregan una luz horizontal en el estudio y enmarcan ciertos puntos de vista particular, a sugerencia del paisaje. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir