Agrandar imagen | Ver tamaño original
Durante más de medio siglo este sitio fue el hogar de Cruickshank, distribuidora de bulbos de flores, un sitio muy querido y característico del barrio.  Lamentablemente, Cruickshank cerró en 2001 y dejó vacante el edificio. Pocos propietarios después, un entusiasta de la música local lo compró, viendo la oportunidad para revivir el sitio, por medio de la creación de una casa  emocionante, con una presencia significativa en la calle. En 2012 fue hecho el encargo a Roundabout Studio para convertir los dos edificios conectados, aunque dispares, en una sola cohesionada nueva vivienda enfocada en la música y el entretenimiento. Situado en una concurrida calle de Toronto, la casa ofrece refugio de la calle, con sólo unas pocas ventanas, cuidadosamente colocadas. Un largo pasillo conduce al protegido vestíbulo interior , donde la vivienda se abre al cielo con un interior silencioso, lleno de luz, que desmiente la ubicación del edificio. Los principales espacios se organizan en torno a un patio interior y una serie de tragaluces de gran escala ayudan a transmitir el sol a las profundidades del edificio, al tiempo que conservan una gran privacidad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir