Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una vivienda unifamiliar ubicada en el valle de Tumbaco en la ciudad de Quito, Ecuador, fue concebida como un experimento psico terapéutico para el cambio de vida de una pareja de la tercera edad tras vivir en una casa de estilo rústico por más de treinta años. En consecuencia a las demandas específicas del cliente, los arquitectos encargados metodizaron el producto final estudiando neurociencia conjuntamente con el estilo de vida del cliente. Esto facilitó la solución inicial hacia el diseño arquitectónico; creando un diagrama funcional que cumplía con las necesidades inmediatas y a largo plazo del cliente. Adicionalmente, se comenzó a desarrollar cómo la realidad y cambio de estilo de vida drástico del cliente afectaría el lenguaje y la forma final del proyecto. Diseño:
La casa, por pedido del cliente, tenía que tener tanto una condición de planta abierta para flexibilidad programática y claridad de forma como espacios íntimos cerrados (taller de trabajo, estudio, dormitorios, y servicio) creando ambientes totalmente diferentes y adicionalmente
espacios sociales entrelazados (sala principal, hall de entrada, comedor, y porche exterior). Todos estos requisitos llevaron a una solución cuádruple: Primero, con la creación de un patio exterior (ancla temática y organizativa) que hizo posible entrelazar la transición entre espacios exteriores e interior generando un ambiente espacial laberíntico. En segundo lugar, un corredor lineal delineado por una pared de concreto visto de 70cm fue utilizado como el distribuidor principal de espacios separando las áreas privadas de las sociales. En tercer lugar, la conceptualización de una losa simétrica con curva invertida dio forma a la expresión arquitectónica principal de la casa. La curvatura y forma continua de la losa se relaciona directamente con el programa; La curvatura es alta en los espacios sociales y baja en los espacios más íntimos y privados; sin embargo, siempre es continua, negando extremos, como una ‘media ́ (expresado matemáticamente) que equilibra el cambio en programa así como la psique humana del cliente, todo mediante una misma expresión arquitectónica. Y en cuarto lugar, el concepto de patrones y serialismo se aplicó en toda la casa mediante los diseños de pisos (baldosas de ladrillo, hormigón visto interrumpido periódicamente por dilataciones de acero, duelas de madera y piedras de río), techos (losa de hormigón alivianada con casetones vistos) y paredes (barras horizontales de piedra laja extraída localmente y pulida en sitio). Estos patrones se utilizaron como una estrategia para dar característica y ritmo a cada espacio y entretener visualmente al cliente. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir