Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa expresa la búsqueda de una arquitectura introspectiva, una arquitectura que se envuelve en si misma, donde la intimidad es el máximo regalo. El proyecto es una evolución del concepto del muro pantalla, una idea surgida del ejercicio de viviendas en condominios cerrados, donde la búsqueda de la privacidad y la riqueza del espacio interior, provocan el generar un mecanismo de introspección. El terreno, entre medianeras, se localiza en las faldas del bosque de la primavera en la ciudad de Guadalajara México. La distribución responde a la orientación del terreno: poniente–oriente. Los espacios sala-comedor se ubican al oriente, para recibir la luz y el calor de la mañana a través de grandes ventanales y los servicios se orientan al poniente y al norte. Para brindarle privacidad, se levanta un muro pantalla de concreto que nos evita las vistas a la calle y las cocheras, generando un jardín interior que se vuelve el corazón de la casa. Produciéndose una especie de pabellón abierto, rodeado de verde. La escalera queda oculta entre muros, dividiendo las áreas públicas y privadas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir