Agrandar imagen | Ver tamaño original
El encargo hace referencia a una casa amplia para una pareja, y al descubrimiento del balance entre la naturaleza, la independencia y la vida en común para sus habitantes. El sitio se encuentra entre dos campos, entre dos vistas (Una iglesia Románica y los Pirineos), y entre dos niveles: en el borde de un terraplén. La casa toma posición en el sitio para potenciar ciertos valores paisajísticos, como la aparición de grietas causadas por el agua, bajando por la ladera en busca de los flujos transversales. Así, se da lugar al flujo longitudinal que une los mundos de la cocina y la huerta (una huella colonizada), y la sala de estar con los estanques y los dormitorios con patios. El nivel longitudinal se encuentra 1.5 m bajo el nivel del campo, lo que deja al menos tres metros para espacios privados que se pueden abrir o cerrar para permitir la intimidad o la reunión. La entrada está al mismo nivel que la parte baja del campo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir