Agrandar imagen | Ver tamaño original
La comunidad de los negocios de hoy opera de forma dinámica, impulsiva y diversa. Los entornos de oficina deben responder a los constantes cambios en las organizaciones de grupos de trabajo, a sus procesos de producción y a las necesidades de comodidad personal, y desarrollo tecnológico. El edificio en el que se concibe la "oficina cortina", se encuentra en el centro de la ciudad y fue construido en 1938 como un híbrido entre los principios estructurales modernos y tradicionales. Su estructura de pilares de hormigón armado y muros de carga exterior, evocaban la necesidad y la posibilidad de un gran espacio fluido abierto, que el edificio en sí ya era capaz de proporcionar. La remodelación del espacio vacío comenzó con el reforzamiento de la estructura existente. Los pilares debieron ser forrados con refuerzo de carbono, lo que también les dio una nueva identidad visual. El suelo tenía que ser considerado como un nuevo elemento estructural, como un refuerzo de la losa existente. De esta manera el piso se realizó en hormigón proyectado, lo que dio al gran espacio vacío, un carácter uniforme, reforzado con un cielo de hormigón proyectado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir