Agrandar imagen | Ver tamaño original
El cliente quería transformar los dos últimos niveles del edificio para crear espacios de vida para sus dos hijos atletas. El objetivo principal era crear un espacio en el que todas las funciones utilitarias fueran compartidas, pero sin perder la privacidad de cada uno. El concepto arquitectónico consiste en retirar el suelo existente (que separaba los dos niveles) para crear un espacio abierto en el que dos cajas grandes parecen flotar en el aire. Estas cajas suspendidas, revestidas con paneles de madera contrachapada sin terminar, contienen un dormitorio y un baño. Esta configuración crea tres lagunas, cada una con doble altura. La brecha en el centro se convierte en una sala de ejercicio físico con un par de anillos de gimnasia. Toda la estructura está conectada longitudinalmente por un bloque pintado de negro; este bloque contiene diferentes servicios, incluidas las escaleras, un baño y parte de la cocina. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir