Agrandar imagen | Ver tamaño original
Originalmente queríamos diseñar un edificio semi-enterrado. Después de iniciar el proyecto, encontramos su fundación a 4m de profundidad y tuvimos que levantar el edificio, pero la idea de "enmascarar" la planta baja se mantuvo. Así que, en lugar de construir rejas hacia la calle, dibujamos un elemento que hace de mediación entre el espacio privado y el tráfico público. Aparentemente, sólo queda un único nivel. La idea de un edificio semi-visible, entre huertos urbanos, ayuda a armonizar con el espacio de composición del Jardín Botánico, un poco más abajo. Turquesa es el color que más se acerca a lo que queríamos originalmente (pátina de cobre) y ofrece un juego refinado durante el invierno, en donde las partes blancas y sus refracciones aparecen como "recortes de nieve". La estereotomía vertical se introduce para mantener la cordura de la construcción. Hemos preparado este edificio para que cumpla diversas funciones, y que estas puedan cambiar a lo largo de los años sin cambiar su arquitectura. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir