Agrandar imagen | Ver tamaño original
Por muchos años, los niños de Briis-sous-Forges han tenido la oportunidad de tener su escuela situada en el medio del bosque. Desde muy temprana edad aprenden a observar los cambios provocados por las estaciones, a oler el humus de la maleza, a mirar el cielo abierto en los claros, o a notar la lenta danza de las sombras de los árboles alrededor de sus aulas. Desde que se finalizó el proyecto "Casa de los Niños", en noviembre de 2013, la arquitectura en el corazón del bosque se ha vuelto aún más convincente que la naturaleza a su alrededor. Al caminar en la zona, es posible observar cómo las líneas curvas del edificio acompañan sus pasos entre los árboles. Se puede sentir la fuerza de los árboles que crecen a través del edificio, en los patios circulares. La densidad y la verticalidad de los bosques se expresa en la fachada curva de tablas de madera, que envuelve totalmente la estructura. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir