Agrandar imagen | Ver tamaño original
El encargo consiste en diseñar una pequeña casa de campo en medio de una antigua plantación de árboles de durazno. El mandante por su parte pide utilizar elementos tradicionales del campo tales como cubiertas a dos aguas, tejas de arcilla y corredores abiertos. A partir de estas constricciones, se diseña una casa con características propias de la arquitectura chilena cuyo objetivo principal es generar una secuencia de espacios abiertos bajo una gran cubierta que unifica las diferentes áreas de la vivienda. Se propone mantener ciertos árboles de durazno existentes y emplazar el volumen respetando las líneas de plantación para beneficiar la orientación. En resumen, la casa está compuesta por 3 elementos principales: -  Cerramiento: Compuesto por muros de hormigón y piedra que contienen el interior y se abren y extienden para potenciar ciertas vistas y conectar diferentes áreas dentro del terreno. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir