Agrandar imagen | Ver tamaño original
La idea detrás del proyecto para el Pabellón de Polonia en la EXPO 2015 en Milán se refiere a los huertos y la horticultura polacos, muy importantes para el paisaje y la economía del país. El pabellón se realizó a través del uso de cajas de madera, que normalmente se utilizan como un embalaje en el envío de frutas y verduras. La idea se ejecutó en dos niveles. En la escala micro a través del uso del calado modular en la pared exterior del pabellón, en referencia a las cajas de fruta antes mencionadas y, en la escala macro, transmitiendo la idea del pabellón como una forma de embalaje para la presentación de la agricultura Polaca.  El diseño del pabellón lleva a los visitantes a través de un simbólico jardín 'secreto', escondido detrás de una estructura calada de cajas. El jardín en sí consiste en interminables filas de árboles de manzanas, muy característicos del paisaje polaco. La imagen no se da a los visitantes de una vez. Para entenderlo, una persona necesita avanzar por un largo y sinuoso camino. El contraste entre la entrada, espacio alto y estrecho, y el espacio horizontal y sin fin del jardín es la esencia de la atmósfera del pabellón. La ilusión de la extensión y la infinitud del jardín se crea mediante el uso de espejos, elementos hechos de metal pulido, cromado, que cubre toda la pared interior con el fin de multiplicar los reflejos en todas las direcciones posibles. Creando un lugar lleno de luz, libertad y espacio. Se asemeja a una 'piazza' Italiana, una plaza alrededor de la cual se concentra la vida, aquí, sorprendentemente, 'tirado' en el centro de un huerto de manzanas de Mazovia. El equipo de diseño indica que en esta zona se podrán organizar varios eventos como parte de la exposición. Lo que es digno de mención es que, gracias al fondo abstracto de la plaza, cada evento puede ser distintivo y memorable. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir