Agrandar imagen | Ver tamaño original
El Cirkelbroen celebra a los peatones. Refleja la vida cotidiana y la intimidad que se da alrededor del canal en el barrio de Christianshavn, sus casas flotantes y veleros, la vida única dentro de las murallas. El Puerto de Copenhague fue una vez un centro de la actividad marítima y el Cirkelbroen es un testimonio de esa historia. Mientras trabajaba en el puente, me acordé de los barcos de pesca que vi cuando era niño en Islandia. En el puerto, los barcos eran amarrados a menudo uno al lado del otro, y a veces parecía que incluso se podría cruzar el puerto con sólo caminar sobre los ellos. El puente está hecho de cinco plataformas circulares, y contribuye a un círculo más grande que formará una ruta peatonal alrededor puerto de Copenhague, donde la gente - en bicicleta, corriendo o caminando - puede ver la ciudad desde una perspectiva muy diferente. Unas 5.000 personas cruzarán este puente cada día. Espero que estas personas utilicen el Cirkelbroen como lugar de reunión, y que el diseño de zigzag del puente los hará reducir su velocidad y tomar un descanso. Apurar nuestro camino es participar del pensamiento corporal. Veo la introspección como una parte esencial de una ciudad vibrante. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir