Agrandar imagen | Ver tamaño original
Desde la década de 1980 y a partir de la teoría del regionalismo crítico planteada por Kenneth Frampton, la integración de elementos característicos del contexto físico y sociocultural en los proyectos arquitectónicos forma parte de un enfoque de diseño de suma importancia para la región latinoamericana. Con procesos históricos similares y con resultados muy distintos, el presente artículo explora casos paralelos entre la arquitectura de Brasil, México y Perú, estableciendo las bases que brindan un panorama sobre la identidad de la arquitectura peruana en el contexto latinoamericano contemporáneo, y los retos pendientes que ésta enfrenta.Lee el artículo después del salto. La arquitectura contemporánea en Latinoamérica tiene sus orígenes en la introducción de la modernidad a partir de la década de 1940. Según Humberto Viccina en su investigación sobre las vanguardias de la arquitectura latinoamericana, la influencia extranjera de figuras como Le Corbusier, Walter Gropius y Josep Luis Sert se reflejaba en la nueva arquitectura de países latinoamericanos como Brasil, México, Argentina, Chile, Colombia y Perú, trasladando sin modificaciones los postulados de la modernidad europea. El surgimiento de movimientos locales permitió la adecuación de estas ideas al territorio latinoamericano, convirtiéndose en poco tiempo en una arquitectura de referencia internacional. A partir de este momento, el proceso de cambios que define la arquitectura de nuestros días mantiene muchas similitudes en cada uno de los países mencionados, a pesar de encontrarse en contextos muy distintos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir