Agrandar imagen | Ver tamaño original
Fundamentalmente la Casa Claustro es un refugio tranquilo, un espacio de aislamiento dentro de la ciudad, compartida entre una abuela y sus nietos. Una pared de columna vertebral finamente trabajada ancla la planta de la casa, atravesando desde el frente del proyecto hasta la parte trasera. Están presentes elementos caprichosos, agradables para los niños, desde un paisaje sinuoso de piedra a las láminas de acero personalizadas que corren junto a las escaleras internas. El sitio en la cima de la colina, ofrece amplias vistas de las montañas y el océano que son equilibradas con vistas cortas internas enfocadas al jardín íntimo. El artista local, Fei Disbrow, diseñó una pared escultural de acero + una escalera, que sirven de telón de fondo para el pequeño jardín, permitiendo el ingreso de la luz filtrada, al tiempo que proporciona intimidad de los vecinos. Materiales comúnmente percibidos como "fríos" fueron manipulados para lograr una paleta de calidez textural por dentro y por fuera: se trabajó mampostería a mano, muros de hormigón en obra carbonizados, y acero ennegrecido, formando el tríptico de textura que proporciona una sensación de puerto. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir