Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto propone unir las dos tipologías regionalistas de los pueblos del norte de Francia; viviendas frente a la carretera, tradicionalmente construidas con ladrillo y edificios de uso agrícola, generalmente de acero corrugado. La materialidad de la fachada, vista desde el espacio público, es de ladrillo, de acuerdo con la materialidad de las construcciones vecinas. La disposición de los ladrillos, contrastado con el campo hace que sea posible revelar su uso como entablado. La instalación de celosías delante de las ventanas preserva la intimidad de las partes habitadas que dan sobre la calle. La materialidad de la fachada que da sobre los terrenos cultivados son de acero corrugado, hacen resonancia con los hangares agrícolas existentes. El establecimiento de la casa, la junta sobre la fachada norte permite liberar la fachada sur y ofrecer una perspectiva sobre el granero situado en la parte inferior de la parcela. Las tres fachadas libres permiten un resultado óptimo para la incidencia solar y excediendo la térmica legal vigente. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir