Agrandar imagen | Ver tamaño original
Hans y Delphine soñaron con una nueva cocina, un nuevo baño y una casa más espaciosa y abierta. Hans quería leer su periódico a la luz del sol, Delphine quería un gran jardín. Para cumplir con sus deseos, se hizo una construcción que se sienta como la extensión del jardín. En lugar de construir una cocina, se diseñó un espacio que evoque la sensación de un paseo otoñal: la luz desciende sutilmente a través de una serie de claraboyas por la estructura de aletas del techo, mientras que el piso, que parece estar cubierto con hojas y troncos de árboles, hace de este recorrido espacial una aventura.   Para incrementar el nexo con el jardín, ambas paredes se mantuvieron blancas para enfocarse en el piso, los troncos de los árboles, las aletas y el jardín. La isla de la cocina se suspende en dos troncos y fue cubierta con acero inoxidable, reflejando los colores del espacio. Un hexágono de concreto marrón en el jardín funciona como terraza. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir