Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto combina en armonía variadas expectativas y es único en el contexto de la región  de las Maldivas; ya que ofrece a sus visitantes experiencias que no se tienen en ningún otro lugar de las Islas. Su arquitectura lo distingue de todos los demás edificios del atolón, al ser contemporánea, futurista, y a la vez primitiva. Por último, pero no menos importante, el proyecto genera un entorno y microclima adecuado para el almacenamiento y la presentación de una colección única de los mejores vinos antiguos del mundo, combinada con una extraordinaria cocina experimental japonesa. Lo importante no fue el tamaño, sino brindar la más alta calidad posible en el espíritu de la filosofía de los "momentos memorables". El mayor reto en términos de arquitectura era lograr una simbiosis armónica con los otros edificios de la isla, pero manteniendo un contraste visible. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir