Agrandar imagen | Ver tamaño original
La Casa Fahle, diseñada por KOKO, es uno de los ejemplos característicos de la arquitectura durante el reciente auge económico de Estonia. Es un edificio que desde un punto de vista arquitectónico es ambicioso, desde el punto de vista del desarrollo inmobiliario es un riesgo, y desde el punto de vista de la protección del patrimonio es polémica y recibió mucha atención por parte del público. Situada en una de las entradas principales a Tallin, entre el aeropuerto y el centro de la ciudad, la Casa de Fahle llama la atención de todos los transeúntes. El edificio forma parte del complejo de una antigua fábrica (1926) de celulosa y papel, donde el edificio más destacado es la sala de calderas por su altura y voluminosidad, fue construida de piedra caliza y fue diseñada por el arquitecto Erich Jacoby. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir