Agrandar imagen | Ver tamaño original
Knapphullet es un pequeño anexo que reemplaza dos pequeños cobertizos en la propiedad. El nuevo edificio tiene un techo distintivo. El techo se pliega hacia el suelo creando una rampa hasta una plataforma de observación que conecta al acantilado superior. El proyecto comenzó como una idea sobre cómo utilizar un área protegida de forma natural rodeada de grandes rocas y vegetación densa. La idea se desarrolló para crear una manera de subir de este refugio para ver la vista panorámica sobre el mar, lo que llevó a la forma característica de la cubierta: una rampa escalonada conduce desde el terreno hasta el techo. Un atrio protegido está formado por la casa y los acantilados donde el banco de hormigón interior se extiende desde el interior al exterior atando todo junto. El anexo contiene una cama suspendida, una pequeña sala de estar y un baño. El edificio ocupa poco espacio, pero el espacio se expande verticalmente en tres niveles: el sótano, la planta baja y el techo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir