Agrandar imagen | Ver tamaño original
Obra que maneja una espacialidad de simpleza, de fluidez, visualmente monocromática; con espacios protegidos de la incidencia solar directa, cuya fuerza estética se acentúa con la presencia de un muro que nos remite a la Arquitectura de los años 60 y 70 de las casas de Urdesa; muros de múltiples diseños geométricos lineales y orgánicos, con texturas que ponían en valor la existencia de los mismos. Guayaquil es una ciudad que posee importantes sectores construidos con arquitectura moderna, con edificios que contienen un sinnúmerode componentes cuyo valor va desde lo estético al uso particular de materiales y soluciones técnicas coherentes a nuestra geografía y al clima; una modernidad adaptada a lo local que nos da información y material para ser reutilizado, recreado, transformado. Hablando de reinterpretación y de recreación; considerar la memoria y las experiencias espaciales de la arquitectura del presente, constituye en sí un acto profundamente culto, pues no se recrea lo que no se conoce y es el conocimiento lo que nos permite el escogimiento y la selección en el proceso de la creación Arquitectónica, entendiéndose a las Obras como el resultado de las múltiples decisiones en cada etapa del proceso. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir