Agrandar imagen | Ver tamaño original
Hogar de vastos elementos geográficos tales como el desierto de Gobi, Mongolia no es un país asociado con su entorno urbano. Pero luego de las reformas económicas tras la retirada de la Unión Soviética en 1990 y el descubrimiento de vastas reservas de carbón, oro y cobre, una gran parte de la sociedad históricamente nómada de Mongolia recientemente ha comenzado a asentarse, sobre todo en la capital, Ulaanbaatar, donde casi la mitad de los 3 millones de habitantes del país ahora viven. Por desgracia, la infraestructura de la ciudad todavía no ha tenido la oportunidad de ponerse al día con estos patrones de crecimiento acelerado, lo que resulta en extensos barrios marginales que consisten principalmente en tradicionales tiendas de fieltro, conocidas como gers, rodeando la ciudad. Construcciones civiles a lo largo de estos barrios son poco frecuentes, e incluso la movilidad dentro de la ciudad es compleja debido a la falta de mapas oficiales. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir