Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este proyecto es una casa de campo situada en las afueras de Jerash; una vivienda de fin de semana a 30 minutos de la ciudad de Amman. El edificio se asienta sobre un terreno montañoso cultivado con olivos. El juego de masas corresponde a las líneas del paisaje natural, a través de una composición fragmentada que se relaciona con la escala de su tejido circundante. La agrupación de los espacios interiores sigue a la configuración de la granja, mientras se conecta con ella a través de pasos transparentes. Los tres volúmenes están revestidos con una piedra suave y pequeña, de color amarillo, fusionándose con los colores terrosos naturales del contexto. Todos los materiales aplicados son locales, generando un costo mínimo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir