Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto consiste en una pequeña casa adosada entre guerras, que a pesar de ser categorizada por el consejo local como Heritage B, parecía aportar muy pocos atributos significativos. Desde el inicio, esta situación planteaba desafíos para lograr satisfacer las peticiones del cliente. Las restricciones normativas establecían desde el inicio que la opción de una extensión posterior de dos niveles no sería posible, entonces el programa del cliente tendría que ser ligeramente condensado y adaptado, para aún así alcanzar las necesidades funcionales requeridas; habitación principal con baño privado, una segunda habitación, área de lavabo separada, cocina con cuarto de alacena, y un espacio amplio y abierto para el área de estar y el comedor.  Las adiciones y alteraciones construidas en 1980 fueron removidas para dar lugar a la versión 2015. Un elemento imperativo dentro de los requerimientos del cliente era conservar la vista al jardín. Con techos mas altos de lo normal y puertas deslizantes de cristal que cubren por completo el muro donde se ubican, se consiguió aportar vistas sin obstáculo alguno; mirando desde la entrada principal parece que no hay nada mas allá del corredor mientras las puertas permanecen abiertas. Un jardín interior ofrece un punto interesante de paz a la zona de la cocina, mientras funciona además como posibilitador de ventilación cruzada en una habitación que regularmente parece fallar en cumplir este requisito como se debe. El ingreso y principio de la nueva área de vivienda es modesto, satisfaciendo los requisitos del patrimonio al estar empotrado en la fachada principal pero al mismo tiempo definiendo su ubicación con una nueva pared de madera oscura quemada. Este elemento contrasta con el acabado continuo en cemento blanco de la propiedad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir