Agrandar imagen | Ver tamaño original
El encargo consistió en una casa de descanso que contemplara las áreas sociales y recámara principal en planta baja y con vista al mar, cuatro recámaras para alojar a una familia en cada una y áreas de servicio. Una enorme higuera, una palmera y la búsqueda de aperturas visuales hacia el mar, dictaron los ejes del proyecto. La palmera sirve de pretexto para confinar un patio de ingreso, en el cual la vegetación en diálogo con la estructura aparente, dan la bienvenida y anuncian lo que será el tema de toda la casa: una retícula de columnas y trabes que a manera de esqueleto modulan, ordenan, delimitan y cualifican los diferentes espacios. El recinto principal lo conforma una palapa que aloja una sala y comedores abiertos, contigua se ubica una alberca que sirve de remate a la casa, la cual diluye su límite con el horizonte marino. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir