Agrandar imagen | Ver tamaño original
Situada en un campo de golf de la Ciudad de México, el diseño responde a sus vistas, orientación y al terreno. Se configura en forma de «L», lo que permite orientar los espacios hacia este «gran jardín» y crear una continuidad desde la casa hasta el campo de golf. Se proyectaron tres estratos: el primero, un basamento de servicios, representado como un «podio» de piedra negra. El segundo, el del espacio público, con comunicación directa al jardín principal. En el tercer estrato, el área privada con los espacios más interiores. La transparencia de la casa genera un efecto inverso: de día se baña de luz natural y por la noche se asemeja a una lámpara, enfatizando volúmenes y planos que flotan sobre el césped. Las áreas comunes, se fusionan con el jardín exterior, creando un mismo espacio. La sala a doble altura está forrada de cristal en todo su perímetro, enmarca una pared colgante que se desdobla desde el techo proporcionando escala y contención. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir