Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto es un pabellón destinado al ocio, que se ubica en el Parque Araucano, un parque público de la ciudad de Santiago. El pabellón busca producir una interacción con los usuarios del parque mediante sus curvas espejadas, concavas y convexas, generando una serie de multiplicaciones y deformaciones de las personas y del entorno que lo rodea.  El proyecto se construye mediante tres cintas de paneles de aluminio espejo de 3,2 m. de altura y 25 mm. de espesor, que contienen un paisaje de lomas y vegetación suave, especies silvestres y agua en movimiento que ha sido trasladado desde un lugar imaginario. El pabellón es además el soporte para el desarrollo de una serie de actividades culturales como conciertos, música en vivo o puestas en escena, todas ellas de acceso libre y gratuito. Hemos querido construir una experiencia incierta, una situación de extrañamiento, de la cual no pretendemos tener el control, puesto que las posibilidades de reflejo y de deformación provocada por los planos bidimensionales de aluminio espejado cóncavos y convexos son infinitas. Hemos multiplicado la cantidad de situaciones reflectantes y de deformación, de manera de producir una interacción perteneciente a un mundo de ilusiones, más surreal que real. Queremos que el visitante esté a la expectativa de qué será lo que le sorprenderá en el siguiente lugar. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir