Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto nació a partir de la solicitud de una familia joven de una casa en la playa para descansar los fines de semana y días festivos. Xangri-La es un destino popular para muchas personas durante el verano en el sur de Brasil. Por lo tanto, como un destino de vacaciones, el proyecto tenía por objetivo la máxima integración entre la familia y sus visitantes. Debido a que el lote está ubicado en un condominio, las rejas no fueron necesarias. Esto, combinado con la buena vista de un lago, llevó a los arquitectos para aprovechar al máximo el paisaje circundante. La creación de espacios de sombra y espacios fluidos y abiertos fue la solución adoptada en este proyecto. En cuanto a la volumetría del edificio, la elección fue de materiales puros con pequeñas interferencias. La casa consta de dos volúmenes principales hechos de diferentes materiales - madera y cemento. Estos se apilan, creando dos grandes voladizos estructurales. Aprovechando estas zonas de sombra, los espacios de estar pueden ampliarse de acuerdo a la temporada. La conexión entre estos volúmenes se hace a través de la escalera, que está completamente cubierta de vegetación externamente. Los paneles de mármol en las ventanas de los dormitorios fortalece el volumen superior de hormigón. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir