Agrandar imagen | Ver tamaño original
Ya han pasado 20 años desde que el sistema de metro se estableció por primera vez en la capital de Taiwán, Taipei. Como un sistema subterráneo, la entrada de la estación aparece normalmente como una caja de cerillas en la calle como en cualquier ciudad en el mundo, sin ninguna oportunidad de interactuar con su entorno. Cuando se reveló el plan de extensión, llevado a cabo por la Dirección de transporte público de la ciudad, se presentó una nueva línea ambiciosa que apuntaba a las mejores atracciones de la ciudad. Un sitio de estación, fue propuesto en el espacio verde más grande de la ciudad, el Parque Forestal Daan, creando una gran oportunidad para introducir una nueva idea para el diseño de estaciones de metro. El esquema propuesto por el equipo de diseño durante el concurso estaba totalmente fuera de la imaginación de los jurados. A diferencia del diseño de la caja de cerillas, es literalmente una estación en el parque, que rompe el límite entre la estación y el Parque Forestal Dann. Pero enormes debates entre todos los departamentos dentro del gobierno de la ciudad vinieron después. A la larga, la conclusión fue hecha por el alcalde por lo que la idea radical fue capaz de ejecutarse. La propuesta tiene como objetivo transformar la estación de metro desde un servicio de transporte pasivo en un centro vibrante, que conecta a las personas, el medio ambiente y al mismo tiempo estimula la porosidad. La táctica de la incrustación de la estación en el parque también ha creado una puerta en el norte, que solía ser un área de poca actividad. Por lo tanto, el parque es cada vez más accesible y la estación se ha convertido en una unión alegre, que lleva a los ciudadanos a múltiples destinos y actividades. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir