Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta pequeña casa para una diseñadora gráfica y su marido se encuentra en la orilla boscosa al este del condado Door en Wisconsin, una estrecha península en el lago Michigan. Incrustado en un denso bosque de árboles caducifolios y coníferas, el modesto volumen del edificio está silenciosamente ubicado en un pequeño claro en el borde occidental del terreno ligeramente inclinado; su baja silueta prácticamente desaparece en la vegetación circundante. La restringida paleta de materiales exteriores del edificio se limita al cedro carbonizado del norte de Wisconsin; su textura y sombría negrura está complementada por cedro barnizado claro, aluminio anodizado oscuro, y vidrio. Haciendo eco a la profundidad y las oscilaciones de la superficie de la corteza que cubren a los troncos de los árboles, los tableros de madera fueron instalados sobre tiras de madera de diferentes profundidades para formar una suave piel plegable y ondulada al edificio, no muy diferente de una cortina plisada - un serpenteante velo altamente facetado que envuelve a la casa y sustituye a lo que podría haber sido un perímetro convencional  bien definido, con un límite más ambiguo, uno que suaviza la geometría rigurosa del edificio y modera la transición de la construcción artificial con el contexto natural. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir