Agrandar imagen | Ver tamaño original
Cuantas historias existen que pasan desapercibidas, la siguiente habla de un joven divorciado con tres hijos (historia muy común en este país) estos de vez en cuando lo visitan, él corresponde con una mensualidad que estipula el estado ecuatoriano, con un sueldo básico y aun estudiando le resultaba difícil mejorar su vivienda.  De treinta años de edad, residía en una vivienda emergente con problemas físicos agravados por la materialidad efímera y el paso del tiempo, en un terreno de 4.80 m de frente por 20 m de profundidad obsequiado por su abuelo. Teniendo en cuenta la situación, sus familiares deciden reunir fondos que permitan mejorar la vivienda.  Con gran determinación y pensando en una estrategia que permitiera reciclar parte de lo existente, con el presupuesto limitado, empezamos la obra. De lo existente 4,80 m por 5,50 m de construccion, se reciclo: el techo, las instalaciones sanitarias, tres de cuatro paredes, el cuarto de baño, la mitad del piso compuesto de listones de madera y planchas de aglomerado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir