Agrandar imagen | Ver tamaño original
Nos llaman porque hay un problema. Un jardín de una vivienda particular que tenía horizonte con piscina desbordante y puesta de sol es exterminado por una pared medianera de 15x9 metros de dudosa legalidad.  Los propietarios se sienten afectados anímicamente por un un muro amenazador cuyas propiedades espaciales y materiales son negativas. Es plano, crudo, duro, seco, opaco, sombrío, gris, desafiante e impenetrable El concepto debe ir mucho más allá de un mero jardín vertical. Ya se han descartado propuestas previas. Un muro verde no deja de ser un simple muro. Las propiedades negativas se palian, no se eliminan.  Nuestra propuesta es un elemento activo que reacciona a la luz y a los cambios atmosféricos, con reflejos, vegetación y agua pulverizada que además climatiza y crea nuevas estancias y recorridos. En definitiva, un juguete que evoca la experiencia previa de la puesta de sol.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir