Agrandar imagen | Ver tamaño original
A medida que la población de Seúl crecía rápidamente, los bloques de apartamentos se convirtieron en algo común. El fotógrafo Manuel Alvarez Diestro pasó 6 meses explorando las nuevas poblaciones de la ciudad, con el objetivo de 'revelar en términos visuales la naturaleza expansiva de la urbanización y la transformación del paisaje a través de la construcción de estos nuevos proyectos de vivienda de escala masiva'. Después de la separación de Japón en 1945, la gente emigró a Seúl de todas partes del país. Las autoridades municipales no estaban preparadas para hacer frente a tal éxodo rural y se desarrollaron asentamientos ilegales urbanos junto a cuatro puertas de la ciudad. No fue hasta mediados de la década de los 60 que las autoridades despejaron los barrios pobres urbanos y desarrollaron un plan coherente de la ciudad que contó con 21 comunidades autónomas de densidad media a las afueras de los límites de la ciudad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir