Agrandar imagen | Ver tamaño original
Estás convencido de que BIM será una buena adición a tu oficina. A diferencia del CAD más convencional, BIM se compone de modelos 3D inteligentes que hacen que los procesos de diseño y construcción críticos, tales como la coordinación, la comunicación y la colaboración,sean mucho más fáciles y rápidos. Sin embargo, por estas razones BIM también es visto por muchos como un software más complicado con una curva de aprendizaje muy pronunciada, con el potencial de ocupar una gran parte del presupuesto de funcionamiento de la empresa durante el período de transición. Entonces, ¿cómo hacer en realidad la transición del proceso de toda una empresa a BIM? Aquí hay diez pasos para guiarte en el camino. 1. Conoce BIM Antes de hacer la gran transición a BIM, es importante entender cómo el cambio afectará a la forma en que tu equipo trabaja. Trata de designar a 1 o 2 personas para investigar los cambios que deben ocurrir con el fin de acomodar el nuevo flujo de trabajo. Un ejemplo común de un simple cambio de este tipo es que los detalles de diseño a menudo tienen que ser resueltos mucho antes en BIM que en el mundo 2D; este es el tipo de ajuste que requerirá un cambio de mentalidad de tus empleados y que tus primeros experimentos podrán advertirte. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir