Agrandar imagen | Ver tamaño original
Llegar caminando a la Población Quebrada Márquez (Valparaíso, 1949) permite encontrarse con su magnitud ante la medida y la proporción del cuerpo. Su llegada es con contemplación y demora; una pausa en la trama urbana que permite identificar micro-zonas barriales. Caminando desde el plan de Valparaíso hacia calle Márquez, las ventanas de negocios y el bullicio del comercio van desapareciendo y convirtiéndose en murmullos, y a medida que se sube el cerro, se cae en la cuenta de la lejanía del sector comercial, para entrar a un espacio puramente residencial. Los edificios cobran tamaño, con alturas que cobijan al habitante entre bordes y muros que direccionan el paso de quienes transitan. El cuerpo de quién viene de arriba, desde el cerro, se identifica desde la lejanía. Hay un sentido de pertenencia con el lugar otorgado por la holgura de la subida. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir