Agrandar imagen | Ver tamaño original
Después del devastador terremoto de magnitud 6.2 en el centro de Italia, los historiadores del arte temen que una gran cantidad de edificios históricos italianos puedan perderse de forma permanente. La región afectada está salpicada de pueblos con espectaculares iglesias, monumentos y museos, muchos de los cuales han quedado totalmente irreconocibles. La ciudad de Amatrice, elegida como una de las ciudades más bellas de Italia el año pasado, fue una de las más afectadas, incluyendo a su aclamado "Cento Chiese", compuesto de 100 iglesias llenas de esculturas, mosaicos y frescos. Elementos arquitectónicos notables, como el rosetón de la iglesia de San Agustín (siglo 15) se han derrumbado, mientras que su antiguo palacio renacentista se ha convertido en una especie de 'morgue temporal'. Incluso el reloj en la torre de la ciudad, datada en el siglo 16, ha dejado de funcionar en el momento exacto en que comenzó el terremoto, a las 3:36 am. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir