Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto para la nueva sede de Pizzolante convierte la necesidad del cliente de una mudanza de oficina en una oportunidad para cambiar su organización y forma de trabajo. El staff, conformado mayormente por profesionales jóvenes que trabajan tanto en la oficina como fuera de ella, privilegia la movilidad e informalidad por sobre el cubículo cerrado y el espacio privado. Las nuevas formas de trabajo colaborativo fueron la pauta para la organización del espacio principal de la oficina, un rectángulo de 10X15 metros en los que se ubica la mayor parte del personal. Se propuso un espacio abierto que promueve el intercambio, la colaboración y la comunicación directa entre todos los miembros del equipo. En contraste al esquema de planta abierta se proyectaron áreas de reunión y trabajo con distintos niveles de privacidad. Estos hubs, nichos y zonas de reunión, todos tecnológicamente equipados, permiten tanto el trabajo individual como en grupo, en sesiones informales entre miembros del equipo o reuniones formales con clientes. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir