Agrandar imagen | Ver tamaño original
Un templo de luz que expresa una fe inclusiva está a punto de convertirse en un punto de referencia en Chile. Ubicado en las faldas de la Cordillera de los Andes, más allá de la metrópoli de Santiago, el complejo templo curvo ha sido diseñado por el arquitecto canadiense Siamak Hariri, como una invitación a la contemplación espiritual y la peregrinación arquitectónica. Rodeado de espejos de agua y un paisaje de pastos nativos, el Templo Bahá'í de América del Sur es una estructura en forma de cúpula, luminosa, que hace eco de la topografía ondulada de los Andes, y que parece flotar unos 30 metros por sobre la tierra. Sus nueve velos de vidrio monumentales enmarcan un espacio de culto abierto y accesible, donde se pueden acomodar hasta 600 visitantes en asientos de cuero y madera de nogal curvada. Mirando al óculo central, en el vértice de la cúpula, los visitantes experimentarán una transferencia fascinante de la luz desde el exterior del vidrio fundido a un interior de mármol portugués translúcido. Al ponerse el sol, la luz capturada dentro de la cúpula pasa del blanco al plata, al ocre y al púrpura. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir