Agrandar imagen | Ver tamaño original
El templo de Luren en el departamento de Ica, Perú sufrió graves consecuencias tras el sismo del año 2007 con epicentro en la ciudad de Pisco, Ica. Este edificio eclesiástico -declarado hasta ese momento patrimonio cultural de la nación- que está muy presente en el imaginario urbano del iqueño fue saboteado por las autoridades. No solo se le quitó la condición de monumento después de quedar en mal estado, sino que se realizó un concurso arquitectónico que buscaba reemplazarlo, mientras los estudios técnicos sustentaban que las condiciones después del terremoto eran malas, pero rescatables. La población de la zona siempre estuvo en contra de la demolición del monumento; no querían un nuevo templo, querían volver a ver al de siempre.  Durante varios años, este templo se ha mantenido en estado incierto, hasta que finalmente, la actual gestión municipal de la zona ha decidido demoler el edificio. El alcalde afirma haber hecho los estudios que le atribuyen el permiso de demolición de lo que queda de la iglesia, para construir una nueva en su lugar con pedazos de la antigua. Hasta hace poco, el Ministerio de Cultura se oponía al proyecto planteado por el municipio; sin embargo, ahora están de acuerdo y en aras de aprobar la demolición y nueva construcción. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir