El sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

Regístrate ahora y guarda el contenido de ArchDaily

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

Revisa el catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

i

En todo el mundo, arquitectos están encontrando maneras geniales para reutilizar edificios antiguos. Haz clic aquí para ver las mejores remodelaciones.

¿Quieres ver los mejores proyectos de remodelación? Haz clic aquí.

i

Navega a través de edificios inspiradores con nuestra selección de videos en 360. Haz clic aquí.

Revisa nuestros inspiradores videos en 360​. Haz clic aquí.

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Obras
  3. Arquitectura Residencial
  4. Colombia
  5. Vargas y CIA Ltda
  6. 1970
  7. Clásicos de Arquitectura: Torres de Fenicia / Juan José Vargas Ramírez, Vargas y CIA Ltda

Clásicos de Arquitectura: Torres de Fenicia / Juan José Vargas Ramírez, Vargas y CIA Ltda

Clásicos de Arquitectura: Torres de Fenicia / Juan José Vargas Ramírez, Vargas y CIA Ltda
Clásicos de Arquitectura: Torres de Fenicia / Juan José Vargas Ramírez, Vargas y CIA Ltda, © Revista PROA
© Revista PROA

El conjunto multifamiliar Torres de Fenicia se encuentra ubicado en la localidad de Santa Fé, barrio Las Aguas, en pleno centro de Bogotá, Colombia. Un sector que comunica el cerro Monserrate y el centro fundacional de la ciudad. Este referente de nuevos modelos habitacionales y políticas de repoblación fue una manifestación de las adaptaciones del estilo internacional y de la transformación del paisaje urbano que quiso implementarse a mediados de siglo. Producto de una serie de actos de resiliencia urbana, este hito bogotano cursó temerosamente su inclusión en un contexto vertiginoso que hoy se reivindica, resaltando las potencialidades más allá de su uso habitacional, en términos de ser un potencial contribuyente con sus espacios colectivos.

© Margarita Gómez © Revista PROA © Revista PROA © Margarita Gómez + 26

© Margarita Gómez
© Margarita Gómez

Circunscrito en un sector de alto desarrollo cultural y académico, en la manzana 3 del Triángulo de Fenicia, estas torres se han convertido en un acervo de las transformaciones de la ciudad. Durante la consolidación del sector se vivió una notable transición marcada por el Bogotazo en 1948, evento político que terminó otorgándole un carácter marginal y desprolijo a este sector manufacturero y febril, que hacia fines del siglo XIX alojó los diferentes asilos, penitenciarías, prostíbulos, fábricas de cerveza y la fábrica de vidrio Fenicia.

De la mano del Plan Zonal del centro de Bogotá, que impulsaba la reconversión de usos y su crecimiento planificado, el apadrinamiento por parte de las universidades inscritas en este contexto le apostaron a mantener las edificaciones patrimoniales y bienes de interés cultural para perpetuar la historia del barrio. Así fue surgiendo gradualmente la restitución del sector como un foco cultural y educativo para la ciudad.

© Margarita Gómez
© Margarita Gómez

De manera simultánea se dio la inclusión de nuevas edificaciones como las Torres Blancas, las Torres Jiménez de Quesada, las Torres del Parque y la nueva Santafé. Su correspondiente desarrollo en el espacio público inmediato, contribuyó a potenciar las dinámicas académicas, sociales y culturales del centro capitalino, iniciativa que fue acompañada por la recuperación de los teatros, bibliotecas y escenarios culturales de inicio de siglo.

El proyecto se sitúa en donde anteriormente se encontraba la fábrica de vidrios Fenicia (1896-1968). Su diseño estuvo a cargo de Juan José Vargas, quien en consorcio con Construcciones Germania LTDA y financiada por el Banco Central Hipotecario, asumieron el megaproyecto de vivienda para el centro. En un principio representaría la construcción de 5 torres iguales, una de ellas en la misma manzana donde hoy en día se encuentra el Edificio Julio Mario Santo Domingo de la Universidad de los Andes y las otras dos restantes se ubicarían en donde hoy está el Edificio Mario Laserna, arriba del Parque Espinoza.

Tanto los diseños como los presupuestos de todo el proyecto se encontraban aprobados, pero únicamente se entregó la etapa A, correspondiente a las dos torres de occidente que fueron entregadas incluso con varios temarios por concluir; lo que dejó la etapa B sin empezar siquiera. Aunque algunas fuentes aseguran que las viviendas estaban destinadas para trabajadores de las fábricas y oficinas aledañas, conversaciones con los más antiguos residentes, comentan lo contrario.

Esfera de lo público

© Margarita Gómez
© Margarita Gómez

Debido a su localización estratégica, la propuesta inicial buscaba contribuir al espacio público de la ciudad, fomentando una adición urbana para la congregación en este espacio tan vital. Inicialmente el área residual entre los volúmenes de las torres, se planteó como espacio de uso público, donde se desarrollaría un sector comercial destinado para el uso de los residentes y de la población del sector. Actualmente, por decisión de los propietarios y el Consejo de Administración, este espacio libre se encuentra paramentado por rejas, debido a cuestiones de inseguridad y a los costos que implicaba su mantenimiento. Finalmente los espacios que cumplirían un uso comercial y las áreas verdes abiertas no se terminaron construyendo por parte de la constructora.

Las áreas comunes con las que cuenta el conjunto residencial son: cancha de tenis, huerta, parque para niños, salones comunales, área de jardines y una cancha de baloncesto; fragmento de la manzana que fue comprado por el concejo administrativo, ya que la constructora lo dejó sin concretar. Actualmente, las dos torres tienen 31 pisos, con una altura total de 150 metros y se encuentran dispuestas sobre plataformas, respondiendo a la ligera pendiente de la manzana y se conectan entre sí por medio de escaleras y rampas.

© Margarita Gómez
© Margarita Gómez

La totalidad del lote es de 10.859, 86 m2 y la orientación de la huella de las torres se encuentra en diagonal con respecto a sus calles perimetrales, encarando al sur occidente, de tal manera que las visuales no se interrumpen entre ellas, sobre la fachada de áreas sociales y privadas. Desde el interior, los ventanales se apoyan sobre antepechos que conforman anaqueles, permitiendo retroceder el antepecho para generar un espacio funcional, lo que representa desde la fachada, la fragmentación de su continuidad; de acuerdo a su tipología aislada, cuentan con muy buena iluminación al interior. Mientras el núcleo central acoge los servicios de shut de basuras y el punto fijo, que cuenta con 3 elevadores y una escalera.

Cada apartamento es de 130 m2, en donde se distribuye la sala, comedor, cocina, área de lavandería, habitación de servicio, tres baños y tres habitaciones. La generosidad de los espacios se encuentra acompañada de una vista realmente especial, proporcionada por una ventana corrida, que mira al occidente la ciudad y al respaldo al cerro Monserrate. Pero, infortunadamente con la construcción del Edificio Santo Domingo de la Universidad de los Andes en 2007, el costado oriental de la Torre B se vio gravemente afectado, entre los pisos 1 y 14, ya que se interpuso entre ella y los cerros, sin nombrar que a las horas de la noche la iluminación del edificio irrumpe en los apartamentos, afectando el descanso de sus moradores.

© Revista PROA
© Revista PROA

Por cada uno de los pisos se cuenta con 4 apartamentos y algunos de ellos han sido unificados por preferencia de los propietarios. En cuanto al sistema constructivo, se resolvió por medio de pantallas en concreto, 14 en sentido de la fachada más corta y 8 en el sentido más largo.   

Debido a problemas económicos, la constructora entregó la Torre A y B con algunos aspectos inacabados. Fue ahí donde el concejo de administración y los propietario establecieron un rol activo sobre la gestión en estos 45 años, para la consolidación y correcto funcionamiento del conjunto.

La iniciativa sobre la contribución en el espacio público, infortunadamente se vio afectada por el retiro del apoyo de su promotor y las condiciones socio culturales que envolvían el sector a finales de los 80s. Ahora la realidad del centro es otra y de la mano de los avances en el proyecto de renovación urbana Progresa Fenicia, podría reconsiderarse su apertura a la ciudad e integración con las actividades culturales y el alto flujo estudiantil y turístico. 

© Revista PROA
© Revista PROA

Los vestigios de la rigidez de la ciudad moderna pueden ser contrarrestados para que los lugares o no lugares potencien su comprensión, contemplación y apropiación  del espacio público como esencia de la ciudad.  Así, en pro de la memoria urbana de Bogotá, sus áreas comunes podrían inscribirse en el tejido de espacio público que propone Progresa Fenicia; ya sea por su apertura total o por la activación de sus bordes al espacio colectivo, para de esta manera establecer relaciones reales con su historia.

  • Arquitectos

  • Ubicación

    Cra. 3 #21-46, Bogotá, Colombia
  • Architect in Charge

    Juan José Vargas Ramírez
  • Design Team

    Vargas y CIA Ltda
  • Área

    10.859 m2
  • Año Proyecto

    1970

Ver la galería completa

Sobre esta oficina
Vargas y CIA Ltda
Oficina
Cita: Laura Sáenz. "Clásicos de Arquitectura: Torres de Fenicia / Juan José Vargas Ramírez, Vargas y CIA Ltda" 02 nov 2016. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/798433/clasico-de-arquitectura-torres-de-fenicia-juan-jose-vargas-ramirez-vargas-y-cia-ltda-vargas-y-cia-ltda> ISSN 0719-8914