Agrandar imagen | Ver tamaño original
Proponemos un edificio con una imagen única para el campus. Un edificio que rompe con la monotonía gris actual, refiriéndose no sólo a la cuestión pictórica del Campus, sino también a la "crisis global sin fin" y que, al mismo tiempo, es capaz de cautivar. La búsqueda de futuros temas tecnológicos, fue la génesis de la imagen seleccionada para el edificio. La fachada de la piel, pasada a través de una reinterpretación arquitectónica, retrae el poder simbólico del propósito ERI. Utilizamos como referencia los nanotubos de titanio. Asociados a los descubrimientos recientes tienen, entre otros, capacidades de reutilización y producción barata, convirtiéndose así en una inspiración para una arquitectura que busca la sostenibilidad como un ideal. Hoy en día, en las oficinas de la UM (Universidad Minho), se están realizando procesos de investigación en términos de desarrollo de materiales, un ejemplo es lo que está sucediendo en el laboratorio de ingeniería civil. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir