Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto comenzó con una casa burguesa tradicional construida alrededor de 1850, en Porto, Portugal. Aunque inicialmente se utilizaba como casa de familia y después como escuela, lo que implicó ciertas transformaciones, la estructura del edificio estaba en perfectas condiciones, así como los materiales y técnicas tradicionales preservadas: mampostería de granito, carpintería de madera y yeso decorativo tradicional . Por lo tanto, el edificio en crudo presentó la mayor parte de sus características originales del siglo XIX, sin grandes transformaciones del original. El desafío era respetar la génesis del edificio, instalando nueve apartamentos cómodos, combinando el encanto antiguo del edificio con un diseño contemporáneo, mientras que se mantenía un presupuesto restringido. Todos los elementos que estaban en buenas condiciones y se ajustaban a la nueva disposición fueron cuidadosamente restaurados e integrados con las nuevas características arquitectónicas. Los nuevos elementos, a su vez, fueron diseñados con pleno respeto de los antiguos, con el fin de obtener una mejora mutua. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir