Agrandar imagen | Ver tamaño original
La Escuela Francesa de Pekín, diseñada por Jacques Ferrier Architecture, se ha imaginado como un paisaje construido. Se está desarrollando en un sitio en el barrio "Orchard", que toma su nombre de los viejos huertos que hasta hace poco eran una característica definitoria de este tramo de tierra junto al camino al aeropuerto. Desde entonces, el desarrollo de bloques residenciales de gama alta y escuelas internacionales ha introducido un nuevo carácter urbano con colecciones de edificios de poca altura junto a generosos espacios verdes. El edificio crea un espacio continuo y unificado en el sitio, que define los diversos caminos en línea con las calles. Ofrece a los estudiantes y profesores una combinación de espacios protegidos y abiertos, con el paisaje siempre presente como telón de fondo. La planta baja alberga espacios y funciones compartidas: debajo de un toldo, los espacios comunes para las diversas escuelas alternan con patios cubiertos. Todos los espacios al aire libre se abren hacia el huerto de la cantina y las instalaciones deportivas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir