Agrandar imagen | Ver tamaño original
Habitar el campo y la playa Habitar el binomio campo-playa conlleva diálogos entre usos y costumbres intuitivamente dispares. Alejadas lo suficiente de la urbe pero no de su influencia, las nuevas chacras marítimas conjugan opuestos en coexistencia: del disfrute estival al recogimiento invernal, de la sofisticación del encuentro balneario a la simpleza de la vida campestre. Conjugación de paisajes y prácticas: campo y laguna, playa y mar. Lo remoto Construir en territorios alejados de los entornos en los que nos movemos habitualmente es un desafío. Es un ejercicio de voluntad. Es la posibilidad de insertar un espacio habitable en dominio de lo natural: lo remoto como posibilidad, como valor, como generador de dominios y condiciones. Lo remoto nos enfrenta a la soledad, a la conciencia de nuestra escala frente a lo vasto, a lo inmenso. Nos coloca en nuestro papel en la realidad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir