Agrandar imagen | Ver tamaño original
Debido al aumento de capital en Teherán (la capital de Irán), la mayoría de los proyectos interiores son producto de la demolición de los edificios existentes y su reemplazo con un diseño nuevo. Esto ha causado un impacto negativo en el medio ambiente durante los últimos años. Por otro lado, el lugar considerado para este proyecto fue alquilado por un tiempo limitado, por lo tanto: se minimizan los efectos negativos de la demolición a través del mantenimiento de las paredes existentes; se eligen como materiales la madera y el hierro debido a su potencial para volver al ciclo de vida; se diseñan los detalles para ser fácilmente ensamblados y desmontados con el potencial de repetirse en las sucursales futuras para evitar el presupuesto y los residuos, lo cual se considera como los principales problemas en el diseño de interiores de este restaurante. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir