Agrandar imagen | Ver tamaño original
Szczecin es una de las víctimas más grandes de la violencia histórica en Polonia. Hasta 1945, la ciudad se encontraba dentro de las fronteras de Alemania, momento en el que se incorporó repentinamente en Polonia. El cambio inmediato de su población desconstruyó el tejido social y distorsionó la identidad de la ciudad. Antes de la guerra, la actual Plaza Solidarności era el escaparate de la ciudad, con un barrio de viviendas representativas, delimitado por el Konzerthaus en el norte. Durante los bombardeos de las fuerzas aliadas, el barrio y su vecindad dejaron de existir, creando una brecha en el tejido urbano. Además, este fragmento de la ciudad fue cortado por una ruta de transporte. Este cuasi-cuadrado se convirtió en el centro de la protesta de los trabajadores en 1970, que fue brutalmente pacificada, y 16 manifestantes fueron asesinados. A partir de ese momento, este lugar se convirtió en un símbolo de lucha por la libertad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir