El sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

Regístrate ahora y guarda el contenido de ArchDaily

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

Revisa el catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

i

En todo el mundo, arquitectos están encontrando maneras geniales para reutilizar edificios antiguos. Haz clic aquí para ver las mejores remodelaciones.

¿Quieres ver los mejores proyectos de remodelación? Haz clic aquí.

i

Navega a través de edificios inspiradores con nuestra selección de videos en 360. Haz clic aquí.

Revisa nuestros inspiradores videos en 360​. Haz clic aquí.

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. 7 experimentos arquitectónicos que fracasaron espectacularmente

7 experimentos arquitectónicos que fracasaron espectacularmente

7 experimentos arquitectónicos que fracasaron espectacularmente
7 experimentos arquitectónicos que fracasaron espectacularmente

La experimentación en arquitectura es lo que impulsa la disciplina hacia delante. En un escenario ideal, una vez que un proyecto llega hasta la fase de planificación, grandes cantidades de cuidadosa investigación y colaboración entre el arquitecto, el contratista y el cliente contribuyen a una ejecución fluida de una idea exploratoria y, en última instancia, un producto final exitoso. Pero no es raro que incluso los arquitectos más expertos diseñen un trabajo que tenga un paso en falso en algún punto, ya sea una reducción del presupuesto, cambios contextuales imprevistos, falta de supervisión o cualquier otra cosa. De alguna manera, los siguientes proyectos pertenecen a la segunda categoría, la de experimentos fallidos, pero algunos también se han convertido en modelos potenciales para la revitalización de los edificios existentes, en lugar de su demolición y reconstrucción (menos sostenible). Sigue leyendo para descubrir lo que salió mal en estos notables desastres.

20 Fenchurch Street, Rafael Viñoly (abierto en 2014)

© <a href=‘https://www.flickr.com/photos/locosteve/15490495484/'>Flickr user Loco Steve</a> licensed under <a href='https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/'>CC BY-SA 2.0</a>
© Flickr user Loco Steve licensed under CC BY-SA 2.0

También conocida como "Walkie Talkie", la forma única de este edificio bulboso está destinada a maximizar el espacio en los pisos superiores, que atraen rentas más altas. Originalmente fue diseñado para ser aún más grande, pero fue acortado algunos metros para preservar las vistas de los edificios más antiguos en el horizonte de Londres. Sin embargo, después de la construcción, los londinenses rápidamente se dieron cuenta de que el proyecto podría dañar mucho más que el horizonte.

La fachada de cristal ligeramente curvada del edificio reflejó luz en rayos concentrados tan fuertes que derritió coches y encendió fuegos. Después de causar estragos en la ciudad, la calle Fenchurch está ahora parcialmente cubierta de sombrillas para evitar que la luz se refleje en el vidrio, pero todavía se le culpa por dirigir fuertes ráfagas de viento hacia el nivel de la calle.

Ponte City, Manfred Hermes (abierto en 1975)

© <a href=‘https://www.flickr.com/photos/97472108@N06/9034863455/'>Flickr user Spach Los</a> licensed under <a href='https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/'>CC BY 2.0</a>
© Flickr user Spach Los licensed under CC BY 2.0

Aún manteniendo su título de la torre residencial más alta del continente, Ponte City fue construida en 1975 en el Johannesburg de la era del apartheid, diseñada como residencia de lujo que se negaba a alquilar a cualquier no blanco. El novedoso edificio cilíndrico tiene 55 pisos de unidades residenciales con espacio de comercio en la base, todo envuelto alrededor de un gran patio central. El plan de opulencia y exclusividad racista salió por la culata cuando el barrio se llenó de delitos en los años 80 y 90 y los residentes originales se mudaron, convirtiendo Ponte City en un "tugurio vertical" y su patio en un montón de basura que llegó a una altura de cinco pisos.

A pesar de su horrible reputación, la torre entró bajo nueva propiedad en 2001, y desde entonces ha recuperado parte de su esperanzado cómodo estilo de vida. El edificio ahora tiene seguridad las 24 horas para combatir las preocupaciones de seguridad y ha restaurado su plomería y electricidad después de décadas de deterioro. Pero el legado racista en el que se fundó no ha desaparecido por completo, siendo las unidades superiores más caras ocupadas con mayor frecuencia por blancos.

Pruitt-Igoe, Minoru Yamasaki (abierto en 1954)

© <a href=‘https://www.flickr.com/photos/renatosaboya/7472167004/'>Flickr user Renato Saboya</a> licensed under <a href='https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/'>CC BY 2.0</a>
© Flickr user Renato Saboya licensed under CC BY 2.0

El desarrollo de viviendas públicas de Pruitt-Igoe fue construido para proporcionar viviendas asequibles para la población de St. Louis de cada vez más bajo de ingresos. Se construyeron 33 torres rentables de 11 pisos según los principios modernistas de Ville Radieuse de Le Corbusier, donde los coches y los peatones estaban separados por grandes edificios parecidos a losas y por espacios verdes. Pruitt-Igoe se abrió a extáticos residentes que estaban encantados con las comodidades y el sentido de comunidad que ofrecía; un cambio bienvenido desde la vivienda de hacinamiento superpoblado que hasta ese momento podría haber sido su única opción de vivienda.

Una combinación de factores políticos y económicos resultó en un desafiante presupuesto de construcción para el diseño de Yamasaki, y los métodos de construcción baratos pronto se revelaron en fallas estructurales que iban desde inconveniente hasta peligrosas. Una combinación compleja de vuelo blanco (causada en parte por la desegregación de las escuelas públicas de la ciudad), el aumento de la delincuencia y el declive económico general de San Luis fueron razones de la corta vida de Pruitt-Igoe y contribuyeron a su abrupta demolición en 1972. Un documental reciente detalla la historia completa y complicada de Pruitt-Igoe dentro de su contexto urbano como la "muerte del modernismo" en los Estados Unidos.

Torre KOMTAR, Architects Team 3 (abierto en 1986)

© <a href=‘https://www.flickr.com/photos/phalinn/5615739232/'>Flickr user Phalinn Ooi</a> licensed under <a href='https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/'>CC BY 2.0</a>
© Flickr user Phalinn Ooi licensed under CC BY 2.0

En la década de 1960, un plan maestro para George Town, Malasia, fue desarrollado para crear un nuevo centro urbano que se esperaba que revitalizara el área. KOMTAR estaba programado como el rascacielos central que combinaría restaurantes, tiendas y oficinas administrativas para el gobierno de Penang con una pasarela peatonal elevada.

Pero la revitalización nunca ocurrió: el proceso de construcción desplazó vecindarios enteros de los residentes de George Town, y restaurantes y tiendas preexistentes fueron demolidos para dejar sitio al rascacielos. El paseo peatonal nunca fue instalado. Muchos de los minoristas originales se mudaron de un KOMTAR sin mantenimiento, y el edificio vacío cayó en mal estado. El proyecto había destruido la misma cosa que tenía la intención de ayudar a generar. En los últimos años, KOMTAR ha sido resucitado lentamente con la instalación de la pasarela más alta de Malasia y el mural más alto del mundo, y está pasando lentamente de elefante blanco a un vivo punto de referencia.

La casa Farnsworth, Mies Van der Rohe (terminado en 1951)

© <a href='https://www.flickr.com/photos/jonathanrieke/5334924554'>Flickr user Jonathan Rieke</a> licensed under <a href='https://creativecommons.org/licenses/by-nc/2.0/'>CC BY-NC 2.0</a>
© Flickr user Jonathan Rieke licensed under CC BY-NC 2.0

Si la Casa Farnsworth fuera considerada como un fracaso depende en gran medida de quién, o más crucialmente, cuándo preguntas. Después de salir de Alemania en el cierre de la Bauhaus, luego de diseñar varios edificios para el Instituto de Tecnología de Illinois, la casa Farnsworth de Mies van der Rohe fue el primer encargo residencial del arquitecto modernista en los Estados Unidos. El proyecto fue comisionado por la Dra. Edith Farnsworth, una destacada nefrólogo en Chicago, como un retiro de fin de semana en Plano, Illinois. La vivienda ahora es una respetada pieza del canon modernista, pero en el momento de su terminación en 1951, era una decepción para Farnsworth y una pesadilla publicitaria para Mies.

Respondiendo a la propiedad poco desarrollada de Farnsworth de 258 m2, el concepto del arquitecto tenía como objetivo minimizar la separación entre el ser humano y la naturaleza. Las paredes de cristal completamente transparentes están intercaladas entre superficies planas y blancas, cubiertos sólo por vigas mínimas de acero. Por desgracia, Farnsworth se sintió muy incómoda en el hogar resultante, y ha descrito sentirse "como un centinela en guardia de día y noche". El proyecto llegó significativamente por encima de su presupuesto, y Farnsworth se negó a pagar la diferencia por un hogar que describió como "casi nada". Mies demandó por falta de pago, y Farnsworth demandó por fraude y engaño. Mies ganó el caso, pero el cliente nunca estuvo satisfecho con su hogar y lo vendió al coleccionista Lord Peter Palumbo en 1975.

Ciudad Deportiva, Santiago Calatrava (comenzó en 2007)

© <a href=‘https://www.flickr.com/photos/asa-nisi-masa/4907992754/in/photolist-8tGKfJ-8tGHyo-8tFQRL>Flickr user Simone Artibani</a> licensed under <a href='https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/'>CC BY 2.0</a>
© Flickr user Simone Artibani licensed under CC BY 2.0

Justo después de completar su icónica Ciudad de las Ciencias en Valencia, Calatrava fue el autor de la Ciudad Deportiva de Roma: una colección de instalaciones deportivas para la Universidad de Roma Tor Vergata. El primer edificio, un estadio de natación, estaba destinado a ser sede de los Campeonatos Mundiales de Natación 2009, pero el rápido aumento de las estimaciones de costos causó que el proyecto se detuviera antes de que estuviera cerca de su finalización. Se calcula que el estadio ha costado al público alrededor de 200 millones de euros, y su esqueleto de acero todavía se encuentra fuera de la carretera como un cruel recordatorio del fracaso del proyecto. Curiosamente, la Ciudad Deportiva aparentemente abandonada se incluyó en la candidatura de Roma para los Juegos Olímpicos de 2024, a menos antes de que la oferta fuera retirada.

Ciudades Jardín de Ebenezer Howard

© <a href=‘https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Garden_City_Concept_by_Howard.jpg'>Garden Cities of To-morrow</a> licensed under <a href='https://commons.wikimedia.org/wiki/Template:PD-US'>PD-US</a>
© Garden Cities of To-morrow licensed under PD-US

A finales del siglo XIX, Sir Ebenezer Howard publicó Ciudades Jardín del Mañana, en las que se detallaba una visión utópica de las ciudades «sin tugurios y sin humo». La Ciudad Jardín se caracteriza por una colección de centros interrelacionados, cada uno con programas individuales, que irradiaban desde un distrito cultural central. Las ciudades tenían secciones dedicadas a la agricultura y la industria que estaban separadas de los cinturones residenciales y de parques, lo que permitía la autosuficiencia y un montón de espacio natural. Una vez que la ciudad alcanzó una población de 32.000 habitantes, se inició un nuevo desarrollo, evitando que el primero creciera demasiado para asegurar viajes cortos.

El modelo de ka Ciudad Jardín fue utilizado en todo el mundo a lo largo del siglo XIX, incluyendo las Américas y las ex colonias británicas alrededor de Asia. El modelo ha sido criticado en gran medida por facilitar muchos de los problemas los cuales Howard quería evitar: en lugar de mini-ciudades autosostenidas, muchas ciudades-jardín se han convertido prácticamente en suburbios en las afueras de centros urbanos industriales más grandes y con largas distancias de desplazamiento. También requieren una densidad que algunos urbanistas han argumentado es incompatible con las preocupaciones modernas por el ambientalismo y la población en auge. Hoy en día, el concepto de ciudad jardín es más frecuentemente utilizado como un dispositivo retórico, utilizado por los políticos para obtener apoyo para la nueva política de vivienda sin seguir los principios reales de la idea original de Howard.

Sobre este autor/a
Isabella Baranyk
Autor
Cita: Baranyk, Isabella. "7 experimentos arquitectónicos que fracasaron espectacularmente" [7 Architectural Experiments that Failed Spectacularly] 09 abr 2017. Plataforma Arquitectura. (Trad. Stockins, Isadora ) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/868773/7-experimentos-arquitectonicos-que-fracasaron-espectacularmente> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.