Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa está situada en un parque residencial. Una de las condiciones más importantes era una superficie máxima de construcción de 250m2 en esta zona boscosa. Dado que el cliente es un coleccionista de mariposas, el diseño de la planta se basa en la morfología de una mariposa. El cuerpo y las dos alas se traducen en una zona para cocinar y comer, una zona de relajo o de estar y un área de oficina en el nivel del suelo. Las fachadas que se enfrentan a la calle son relativamente cerradas en contraste con las fachadas que se enfrentan al jardín. Éstas son fachadas acristaladas completamente abiertas que abrazan el jardín. El primer piso, que alberga las áreas de dormir, está envuelto en acristalamiento reflectante para reflejar los árboles y las nubes. De esta manera, la casa se mezcla en su entorno tanto como sea posible. Detrás del cristal se utiliza una laca de color rojo oscuro. Se revela dependiendo de la posición del sol. Este detalle tiene un efecto sorprendente y juguetón y es también una referencia a la corteza de los pinos de la zona. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir