Agrandar imagen | Ver tamaño original
En su ensayo, "On Trial 1: The situation. What architecture of technology?", publicado en 1962, Reyner Banham calificó el techo suspendido de "sueño utópico o de Dymaxion". Sostuvo que los techos suspendidos habían logrado un cierto grado de industrialización, flexibilidad e intercambiabilidad de partes, acomodando una gama de servicios como la calefacción y la refrigeración, la ventilación, la iluminación, el sonido, la extinción de incendios, el control acústico, etc., que superaban con creces las limitadas funciones de los paneles exteriores o de los sistemas de muros cortina. "Tomados a groso modo, estandarizados y especializados", escribió, "todos juntos, los techos suspendidos representan probablemente el mayor logro hasta la fecha en acomodar la tecnología a la arquitectura". Sin embargo, a pesar de su presencia extendida, según Banham, el techo suspendido no había sido remarcado en las mitologías de la arquitectura moderna. "Nadie está a favor o en contra de los techos suspendidos", argumentó, "y sin embargo constituyen uno de los elementos más sofisticados en la tecnología de la arquitectura". Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir